Ir al contenido principal

Un antiguo reptil

Un antiguo reptil  vive entre mis intestinos y mi diafragma. Duerme casi todo el tiempo pero  cuando se despierta me siento muy mal. Está lleno de moho, de telarañas y es enorme. Recordarlo  me da ganas de llorar, imagínate sentirlo. Si algo lo despierta y se mueve un poquito, siento tanto bochorno y pesadez  dentro de mí. Como una vergüenza o  una inmensa pena. Es tan grande y tan viejo que solo hace pequeños y pesados movimientos. Pero duele. Antes, yo no sabía que estaba ahí. Pero descubrirlo no hizo que se fuera. No. No he podido expulsarlo en mis lágrimas, ni en mis gemidos. A veces, pasa mucho tiempo dormido y me olvido que está allí. Pero cuando algo lo despierta, sus garras gastadas empiezan a arañarme las vísceras y sus crestas envejecidas estrujan mi plexo. Creo que se siente atrapado y empieza a llorar y lloro yo con él. Empapada de tristeza, siento sus pinchazos y recibo, sin huir, las repugnantes sensaciones. Le digo que estoy aquí, observándolo, y empieza a calmarse. Parece que mis palabras le dan sueño. Dejo de sentir los arañazos. Qué alivio. Ya se ha vuelto a dormir el antiguo reptil. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Las diosas vírgenes

Shinoda Bolen estudia, con detalle, 7 diosas del panteón griego. Las ha dividido en tres categorías: las diosas vírgenes, las diosas vulnerables y las diosas alquímicas.
Les presento a las diosas vírgenes (siempre digo "mis favoritas" pero eso me pasa con todas):
Estas diosas son Atenea, Artemisa y Hestia. Ellas tres son mujeres independientes, auto suficientes. Vírgenes, no porque no tengan o hayan tenido relaciones sexuales. Son vírgenes porque no son poseídas por el otro. No son "penetradas" por apegos emocionales que las desvíen de sus objetivos. La pasión no les conmueve. Por eso se dedican a desarrollar sus talentos, a resolver problemas, a contemplar, crear o expresarse sin nada que disuelva su concentración. Como pueden imaginar, estas diosas no son las favoritas de nuestra sociedad patriarcal, que aplaude a la mujer esposa, a la mujer madre, a la mujer que dedica su vida a su hombre o a sus hijos. No hay diosas vírgenes en las telenovelas. Cada vez que de…

Oda a AFRODITA

AFRODITA Oh! Afrodita. La de luz dorada. Belleza pura. Deleite magnético. Diosa alquímica que transformas lo moribundo en vital, lo seco en húmedo, lo estéril en fecundo, la ceniza en fuego. Sacerdotisa del amor. Manantial de ojos en el que me sumerjo profundo disolviendo mi forma. Venus que enciendes la pasión en los seres. Que llevas el duende a los artistas, devoción a los devotos, brillo a los ojos, expansión a los corazones, hermosura a todo. Gracias por manifestarte en nosotras. Gracias por dar a lo femenino esa puerta donde las palabras se transforman en medicina, la miradas en hogares, el contacto en éxtasis. Bendigo tu presencia en mi cuerpo, en mi mente y en mi alma y deseo que todas mis hermanas beban de tu fuente. Que tu poderosa energía sea siempre utilizada con sabiduría. Permite que las otras diosas ejerzan sus roles a cabalidad para así neutralizar tu arrebatadora presencia. Que ninguna de nosotras sea víctima del drama evocado por tu cegadora pasión. Que el goce por …

fragmentos de utopía

Qué ilusión me hacía volver a compartir navidades con los Reggeti Araujo. Hay personas con las que todo es fluido.  La permutación de nuestros colores siempre da tonos armónicos. Son una familia de cuatro, como nosotros. Más allá de las diferencias de edades nos identificamos unos con los otros. Es la justa medida de confianza respetuosa, el escenario perfecto para que cada quien sea como es, la gratificación por compartir, el acento del hogar.

Esta vez el universo nos llevó a Mons, un pueblito de montaña en la Costa Azul de Francia. La horizontalidad azul brillante del mar se ve a lo lejos, después de las largas faldas montañosas. Cada amanecer era un despliegue de luz, el sol reflejándose en el azul del mar y las nubes permitiendo un desfile asombroso. Tubos de luz, cortinas de luz, infinidad de amarillos todo podía verse desde la habitación calentita, mientras hacía algo de mi serie de yoga sobre un perfecto suelo de madera.

Disfrutamos el lujo de la sencillez, la fogata nocturna…